FECHA DE PUBLICACIÓN none
AUTEUR Rivera Sabatés, Vidal
ISBN 9788484442592
TAMAÑO DEL ARCHIVO: 3,67 MB MB

Page précédente: El invierno del mosquetero
Page suivante: Luna negra


description

El retracto convencional se ha de convenir en forma simultánea a la celebración del contrato de compraventa, como se deriva del artículo del Código Civil. Por lo tanto, la forma no tiene especialidad alguna, por cuanto sigue a la establecida en el contrato de venta. Efectos. Se han de distinguir varios aspectos respecto de los mismos: Mientras no se ejercita el retracto, el. El retracto convencional como derecho de adquisición preferente. La cuestión de la admisión o no de la creación de nuevos derechos reales, la remitimos a los temas correspondientes. En particular, en materia de derechos de adquisición preferente, la jurisprudencia y la doctrina de la DGRN, parecen admitir esta posibilidad, si bien sujetándola a límites. Para ello será necesario que. El retracto convencional. El retracto convencional, también conocido como pacto de retro, [1] es, según el artículo del Código Civil de España, "el derecho de recuperar la cosa vendida que el vendedor se reserva".. Es un elemento adicional que se incluye en el contrato de compraventa por la libre voluntad de las partes, y que supone la introducción, en el original, de una condición. El Derecho es Nuestra Pasión. Esta entrada sobre Retracto Convencional ha sido publicada bajo los términos de la licencia Creative Commons (CC BY ), que permite un uso y reproducción ilimitados, siempre que el autor o autores de la entrada Retracto Convencional y la Enciclopedia de Derecho sean, en cada caso, acreditadas como la fuente de la entrada Retracto Convencional. El llamado retracto convencional tiene, en todo caso, naturaleza jurídica de derecho real y pertenece a la categoría unitaria de los derechos reales de adquisición. El poder que tiene el retrayente, titular de este derecho, que es el que fue vendedor de la cosa. El retracto, en concreto el convencional, surge cuando se realiza un contrato de compraventa donde se incluye el denominado pacto de retroventa. Dicho pacto implica que el vendedor se reserva el derecho de recuperar la cosa vendida, siempre y cuando cumpla con lo dispuesto en el Código Civil y lo demás que se hubiese pactado. El retracto, en concreto el convencional, surge cuando se realiza. CC, arts. «[ ] en el presente caso, el retracto o retroventa queda sometido al incumplimiento por parte de la compradora de una serie de obligaciones, lo que acerca su naturaleza a la resolución contractual por incumplimiento (artículo ), lo que tampoco supone ninguna anomalía al ser el retracto convencional una modalidad de la resolución de la compraventa» (STS, 1.ª. Derecho de retracto convencional: aquel en el que es el propio vendedor de una cosa el que se reserva el derecho de recuperarla dentro de un plazo establecido a cambio del precio que recibió por ella, es decir, se le permite al vendedor arrepentirse y recuperar la cosa que había vendido. Derecho de retracto legal: se refiere al derecho de ocupar el puesto de aquel que realizó una compra o. Retracto convencional en España. 1 Concepto y caracteres 2 Requisitos de su constitución Momento de su constitución Duración del derecho 3 Efectos 4 Ejercicio del retracto Elemento subjetivo Elementos objetivos Efectos del retracto sobre el bien y sus frutos. El Código Civil establece en su articulo “El retracto convencional es un pacto por el cual el vendedor se reserva recuperar la cosa vendida, mediante la restitución del precio y el reembolso de los gastos que se expresan en el artículo ”. Supuestos del Retracto Convencional. El autor Aguilar Gorrondona, en su texto “Contratos y Garantías”, señala: Que se trate de un. En todo caso, el retracto convencional consiste en un pacto que se añade al contrato de compraventa y que lo sujeta a una condición resolutoria, para ello, según prescribe el art. del Código civil, el vendedor que pretende mantener el derecho a recuperar lo vendido, debe cumplir con las exigencias del art. del mismo Cuerpo legal. El plazo para el ejercicio, si no se ha pactado.